ASÍ VUELVEN LOS HOSPITALES A LA ‘NUEVA’ NORMALIDAD

Por Cecilia Vega

Tras poner todos sus recursos al servicio de la lucha contra el coronavirus, los centros hospitalarios reanudan progresivamente su actividad ordinaria en un contexto seguro

Han sido semanas de lucha intensa contra la Covid-19. Semanas en las que los hospitales españoles han tenido que reorganizar sus servicios de salud y a sus profesionales para dar respuesta a la emergencia sanitaria. El contador de contagios y fallecimientos por este virus aún no se ha detenido, pero las cifras de remisión durante la desescalada invitan al optimismo y permiten a los centros regresar poco a poco a la ‘nueva’ normalidad para ofrecer la mejor asistencia sanitaria a todos los pacientes con las máximas garantías de seguridad. «Nuestro objetivo siempre ha sido proteger la salud de todos, pacientes y trabajadores», subraya el director médico de este centro, Óscar Blasco.

Desescalada segura

Si bien la telemedicina ha sido una gran aliada este tiempo y nunca se dejó de atender presencialmente a enfermos graves o que precisaban tratamiento preferente, se está recuperando ahora la actividad asistencial en distintos ámbitos y retomando así las consultas, pruebas y cirugías no urgentes que tuvieron que aplazarse. Es el caso, por ejemplo, de las sesiones de “reeducación del equilibrio” que Álvaro Hurtado tenía programadas el pasado mes de marzo en el servicio de otorrinolaringología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (Madrid). “Eran en total nueve citas a lo largo de un mes y medio, ocho de rehabilitación del oído más una de valoración y diagnóstico. A causa del coronavirus las cancelaron todas y me comunicaron por mensaje de texto en el móvil y a través del Portal del Paciente, en Internet, las nuevas fechas”, nos explica.

Hace una semana recibió una llamada del hospital en la que mediante una grabación de voz automática confirmaban su nueva cita y señalaban “nuestras instalaciones están abiertas y totalmente acondicionadas para cuidar de su salud”, recuerda. “Si habías tenido relación con algún Covid positivo te pedían que pulsaras el 1 y, si no, el 2. Al pulsar el 2 me indicaban la necesidad de ser puntual, acudir preferiblemente solo, llevar mascarilla y hacer uso de las medidas higiénicas y de seguridad que allí me encontraría al llegar”. Álvaro ya ha tenido su primera cita y atestigua que lo que se encontró en el centro de especialidades “invita a estar tranquilo”. “Había muy poca gente y apenas tuve que esperar, se controlaba el acceso y en los asientos de la sala de espera había avisos que te indicaban que dejaras uno de separación, todos llevaban mascarillas y si no tenías, te daban una, también había gel desinfectante en dispensadores en las paredes… Miedo al contagio siempre hay, pero se nota que hay mucha limpieza y se toman muchas precauciones para que nadie corra riesgos, ni nosotros ni todos los que trabajan allí”, subraya.

Sin riesgo de contagio

Así lo rubrica el Dr. José Gómez, director médico de este centro hospitalario: «Las personas que precisan asistencia sanitaria pueden y deben acudir al hospital, en primer lugar porque es seguro, ya que hemos puesto en marcha y aplicado todas las medidas necesarias para ello, y en segundo lugar porque todo parece apuntar a que la convivencia con el virus se prolongue durante los próximos meses, y hay enfermedades, problemas de salud, procedimientos e incluso síntomas que en estas semanas han podido parecer banales que no pueden ni deben demorarse más allá de lo razonable”. “Ahora que estamos en fase de desescalada, con menos ingresos de paciente positivo por Covid-19, hemos sectorizado una unidad para estos pacientes y en el resto del hospital no hay riesgo de contagio”, apunta el Dr. Ángel Charte, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitari Dexeus, en Barcelona. Los pacientes pueden acudir ir sin miedo a sus consultas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas programadas y, por supuesto, «deben tener claro y estar seguros de que, si tienen algún proceso grave, tienen que acudir a urgencias”, añade el doctor Antonio Esteban, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Quirónsalud Málaga.

Para garantizar que tanto en urgencias como en cualquier otra instancia hospitalaria los pacientes van a estar seguros, en todos los centros de Quirónsalud, grupo al que pertenecen los citados hospitales, se han ido adaptando las instalaciones a la nueva situación: se han creado circuitos diferenciados para pacientes Covid positivos y negativos, se han instalado mamparas y colocado nueva señalética informativa sobre aforos o distancia social en salas de espera y ascensores. Además, se ha procedido a la progresiva desinfección de aquellas zonas en las que se han atendido a pacientes con Covid-19 con el objetivo de poder atender en las mismas al resto de patologías.

Cámaras termo gráficas y test masivos de sangre

Por otro lado, en los hospitales del grupo también se han comenzado a instalar cámaras termo gráficas que, mediante un sistema de rayos infrarrojos, permiten detectar automáticamente y a varios metros de distancia a aquellas personas que presentan fiebre. De este modo se puede garantizar que las zonas establecidas como libres de Covid realmente lo son y que se cumplen todas las medidas de seguridad con pacientes y personal asistencial.

Para cuidar y velar la salud de unos y otros, una de las principales decisiones adoptadas ha sido la realización de test masivos en sangre a todos los profesionales que forman parte de la plantilla, de cara a poder identificar posibles contagios y proteger a los pacientes, priorizando en un primer momento al personal de UCIs, urgencias y quirófanos (incluyendo bloques obstétricos). Estas pruebas se suman a las estrategias preventivas con pacientes. A todos los que estos días se desplacen, por ejemplo, a los Hospitales Quirónsalud Alicante, Torrevieja y Valencia, se les facilita a la entrada gel hidroalcohólico y mascarillas homologadas para extremar precauciones de seguridad clínica. Y a los que precisen intervención quirúrgica, al igual que embarazadas antes del parto, se les realizan llamadas telefónicas de screening, cuestionarios y test PCR test de Covid-19. Además, como recuerdan desde Quirónsalud Tenerife y Costa Adeje, en Canarias, se ha ido incrementando el stock de equipos de protección individual y se ha formado y entrenado a todo el personal en su correcta utilización con el principal objetivo de que todos puedan trabajar en condiciones óptimas de seguridad. «Nuestro objetivo siempre ha sido proteger la salud de todos, pacientes y trabajadores», subraya el director médico de este centro, Óscar Blasco.

Robots de desinfección por luz ultravioleta

En todas las instancias de estos hospitales está garantiza la descontaminación y desinfección de espacios, mobiliario y equipamiento según los nuevos requerimientos. Para ello, junto a los estrictos protocolos de limpieza e higiene, una de las últimas novedades es la incorporación de equipos basados en la tecnología ultravioleta C (UVC). Se trata de robots que funcionan de manera automática y son capaces de eliminar el nuevo coronavirus tanto del aire como de todas las superficies de una estancia. Quirónsalud ha adquirido dos tipos de equipos UVC: el primero, de diseño ligero y compacto cuenta con tres cabezales articulados capaces de proporcionar una desinfección óptima en tan solo 3 minutos; el segundo, se compone de dos unidades y tiene un ciclo de desinfección de entre 5 y 10 minutos por sala, eliminando más del 99,9% de los organismos peligrosos. Además, incorpora sensores de proximidad y movimiento que apagan las lámparas en cuanto detectan la presencia humana, lo que garantiza que los pacientes y el personal del hospital no estén expuestos a la luz ultravioleta durante el funcionamiento. Los espacios pueden ser ocupados inmediatamente después del uso del equipo, facilitando así la disponibilidad de espacios asistenciales.

Certificación Hospital Seguro

Estas acciones responden a las nuevas exigencias en los requisitos de limpieza, higiene, control y organización en la vuelta a la actividad. Un trabajo que se está haciendo con los más altos patrones de seguridad, como demuestra que todos los centros del grupo han sido certificados como hospitales seguros o protegidos por Applus+ y Aenor. En ambos casos, los certificados se obtienen tras someterse a exhaustivas auditorías documentales e in situ y, por tanto, garantizan que los espacios están protegidos, controlados y alineados con los estándares más exigentes frente a la pandemia. Se trata de una prueba más de la calidad y eficacia de los cambios que han tenido que introducir en todos sus procesos de trabajo para controlar y reducir al máximo la posibilidad de contagio en sus instalaciones y así poder seguir dando a sus pacientes la mejor atención. La puesta en marcha de todas medidas y la receptiva certificación oficial son un aspecto clave para la recuperación de la actividad ordinaria en los hospitales y, sin duda, un motivo de confianza para los profesionales de la salud y para todos los pacientes que estos días precisan asistencia sanitaria para diagnosticar y tratar sus patologías, tanto agudas como crónicas.

Editor: CESAR TORRES NONAJULCA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *